Pausas necesarias

Cada día son más necesarias las pausas, incluso las micropausas. Vivmos deprisa, el mundo va muy, muy deprisa. La información llega, mejor dicho, te rodea y te asedia. Y no somos capaces de codificarla. El procesador es el mismo de nuestros ancestros y no hay actualizaciones disponibles. Es posible que  ni siquiera seamos ya capaces de entender lo que ocurre en su conjunto o, lo que es peor, lo que nos ocurre.

Por eso, hacen falta los momentos prolongados de silencio, de vacío, de nada. Para ser capaces de darle algún sentido a lo que hacemos, volver a ser operativos, racionales, y a ser capaces de aprehender el sentido y la finalidad de lo que vivimos.

Sólo así se puede resistir a un mundo como éste, acelerado, desquiciado, donde todo está en crisis permanente. Hagamos pausas interiores. Silencio, limpieza, simplicidad, ruido de olas o de caracolas, de agua de la fuente o de la respiración de nuestros amados. Conectemos con nosostros y con el mundo.

Mañana, el ruido nos espera. A todo trapo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s