Momentos decisivos en la indignación.

El movimiento 15-M, el de los indignados, vive un momento crucial. Entre otros asuntos, el movimiento pone de relieve la crisis de legitimidad que vive la democracia española, sumida en un bloqueo de listas cerradas, irresponsabilidad de los partidos, imputados electos y sensación general de una democracia “cooptada” por la casta política. Pone el dedo en la llaga y sitúa en el centro de la conversación nacional dicho asunto.

Ciutadella. Barcelona 15-J

Ahora bien, el acoso a las sedes parlamentarias no es asunto baladí. Mientras no se cambie nuestro sistema democrático, lo que es evidentemente necesario, los parlamentos, los ayuntamientos son lugares donde se deposita la representación popular. Millones de españoles han depositado su voto, manifestado su voluntad de ser representados por concejales y parlamentarios en todo el país.

Así, cualquier manifestación de bloqueo, agresión, violencia que vaya más allá de la demostración de ideas pacíficas, puede significar una deriva que alejará del movimiento a muchos ciudadanos que ven con enorme simpatía a un movimiento necesario y oportuno.

El “no nos representan” que tanto se ha repetido en manifestaciones señalaba, efectivamente, la crisis de legitimidad, representatividad e, incluso, autoridad (en el sentido latino del término) de las instituciones. Pero el cambio necesario ha de tomar un rumbo absolutamente respetuoso, pacífico y lleno de símbolos democráticos. La mujer del César no sólo tiene que ser honesta, sino parecerlo. En una sociedad mediática como la nuestra, es fundamental el mensaje que se envía y las imágenes que se reciben. De ahí que también haya un intento de los medios tradicionales por desacreditar al movimiento desde hace unos días, y, por qué no, quizás se intente de alguna manera infiltrar violentos en las manifestaciones que dieran una imagen televisiva que sea repudiable. Es interesante la otra batalla entre medios tradicionales y medios en red, pero eso es otra historia.

Devolvamos este movimiento a su cauce profundo, de honda raíz democrática al ágora de las conversaciones, las discusiones y la palabra. Sin demora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s